Generalmente pensamos, que cuando un delincuente es procesado, y luego enviado a la cárcel, nos estamos librando de un malhechor más en nuestra sociedad, que no provocará más daños, ni va a matar, secuestrar, ni mucho menos robar; pero lamentablemente no es así, ya que muchos tienen la facilidad de conectarse a Internet desde la cárcel, sin ningún tipo de restricción, generando de esta manera la misma sensación de inseguridad y miedo, como si estuvieran libres.

Fíjense en la peligrosidad que implica que estos delincuentes, tengan acceso a la información de millones de hispanos, que de modo alegre e irresponsable publican toda su vida social en Internet, indicando hacia donde salen, los lugares que frecuentan, las horas de salida del trabajo o clases, la dirección donde viven, los bienes muebles e inmuebles que tienen, y todo tipo de información, que pueda permitir crear un perfil socio-económico, que sería utilizado para marcarlo con futurible víctima. Aunado a esto, los riesgos se elevan, cuando los usuarios de redes sociales, no desactivan la opción de geolocalización, lo cual permite indicarle al delincuente, aproximadamente el sitio donde te encuentras.

Es cierto que la sociedad debe ser más responsable y cuidadosa con la información personal .. ESCUCHA LA VIDEOCONFERENCIA este 27 de Octubre 2015 y conoce mas sobre los CIBERPRANES!!!!